SECUELAS POR EL CONFINAMIENTO EN NUESTROS PERROS

Han pasado el confinamiento como nosotros, sus hábitos y rutinas también dieron un giro.
Acostumbrados a quedarse solos en casa a estar con toda la familia sin poder desconectar de los humanos, de sus paseos y encuentros con otros colegas peludos en parques caninos a salidas cortas y rápidas, de ruidos y olores infinitos a calles vacías de gente, vehículos… han sido cómplices de nuestros experimentos culinarios, de horas en el sofá…
Y sin olvidar que son las bayetas o esponjas que absorben lo malo y bueno de los humanos.
– Exceso: de atención, cariño, juegos, alimentos, de aburrimiento, de cepillados de tardes en el sofá a nuestro lado.
Poco ejercicio físico y psíquico (ya hicimos unos consejos sobre esto, en estos días han sido fundamentales, para ayudarles. Los peludos que si se han ejercitado apenas han cambiado sus conductas).

Esto lo que consigue es hiperestimulación negativa, entrando en estados o conductas perjudiciales como:

SINTOMAS:

– ANSIEDAD.
– ESTRÉS.
– MIEDO.
– LADRIDOS EXCESIVOS, (RUIDOS O A OTROS PELUDOS).
– ROER MUEBLES O ENSERES.
– HACER PIS O CACA.
– RECORRER EL MISMO TRAYECTO VARIAS VECES.
– MORDERSE LA COLA U OTRA PARTE DE SU CUERPO. CON MUTILACIONES.
– AGRESIONES A ALGUN MIEMBRO DE LA FAMILIA.
– PICORES.
– FALTA DE APETITO.
– DEVORAR LA COMIDA.
– TUMBARSE Y ESTAR CON LOS OJOS ABIERTOS MIRANDO AL VACIO.
– QUEJIDOS DURANTE EL SUEÑO.

Esto son algunas de las alteraciones que están sufriendo muchos de nuestros compis, al igual que a nosotros, los humanos, esta situación nos están influyendo y afectando.
Si estas conductas no se corrigen van creciendo llegando a desencadenar muchos problemas de conductas, ansiedades, estereotipias…con finales desastrosos.

Un buen profesional ayudara a solucionarlo, con pautas, ejercicios y terapias.

Consejo ofrecido por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *